ACERCÁNDONOS A LOS ARTRÓPODOS

Esta, para mí es la parte más complicada. Imagino que muchos de ustedes, cámara en ristre, ha encontrado la especie que tanto deseaba fotografiar y al mirar por el visor… ¡ya no estaba!. Se produce entonces una caza-persecución, arrastrados por el suelo y al correr y precipitarnos al disparar, ¡la foto sale desenfocada! y al final, tras un rato de acoso nos vamos aburridos y desollados, con dos fotos que casi no sirven  y maldiciendo al tipo que inventó esto del macro.

Estudiar sus características y costumbres

Pero no hay que desesperar, con el tiempo aprenderemos a acercarnos con más facilidad y nos daremos cuenta de que conociendo las especies, sus costumbres y hábitos, lograremos predecir sus movimientos.

Los insectos y su capacidad de percepción

Como ya saben, los órganos sensoriales de los artrópodos, por lo general, están preparados para detectar la más mínima vibración del entorno, por lo que saldrán huyendo rápidamente al acercarnos. Esto es especialmente acusado en el caso de nuestros arácnidos. Es normal por ejemplo que las arañas se dejen caer de sus telas al más mínimo roce con el entorno.
Ante esto debemos tener paciencia, y sin perturbar el entorno, esperar a que vuelva, pero con la cámara ya preparada.

 Métodos de aproximación

Otras especies como por ejemplo arañas en su tela, se suelen dejar acercar con más facilidad, pero siempre debemos tener la precaución de hacerlo muy despacio, colocando primero la cámara y acercándonos nosotros después. Siempre avanzaremos con movimientos lentos, evitando en todo lo posible, golpes o ruidos, y acercarnos en varias veces, no de una sola vez para dar confianza. Una vez quietos, el animal seguirá con sus quehaceres.

Distancia de seguridad

De todas formas, todos los artrópodos tienen lo que yo llamo su distancia de seguridad, a partir de la cual las probabilidades de fuga son altas. La experiencia y el conocimiento de las especies nos dirá cuál es en cada caso y podremos utilizar el equipo adecuado.

Las mejores horas y entornos

Otro factor a tener en cuenta es la hora a la que fotografiamos. Las mejores horas son las de la mañana, ya que al tener nuestros sujetos, metabolismos dependientes de la temperatura, el frío hace que estén menos activos y sea más fácil la aproximación.

El viento

Un problema que se nos plantea en nuestro trabajo en el campo es el viento. Muchas veces vemos por el visor como nuestro animalito aparece y desaparece mecido por el viento. Capturando sólo medio animal cuando disparamos. Podemos minimizar  el efecto del viento utilizando trozos de cartón o plásticos unidos a varillas. También podemos fijar el tallo de la planta uniéndolo a una aguja de punto clavada en suelo por ejemplo. En estos casos el enfoque resulta más complicado y es recomendable el uso del flash.

Acuarios y terrarios

Técnicas para acercarnos a los artrópodos
Terrario cerrado
Técnicas para acercarnos a los artrópodos
Acuario

Muchas veces en el campo la fotografía será muy difícil, si no imposible por las características de las especies fotografiadas. Es entonces cuando recurriremos al trabajo en estudio, donde podremos controlar todos los parámetros.
Eso sí, siempre debemos tener el más absoluto respeto hacia el animal, no causándole ningún daño y devolviéndolo a su hábitat tras el trabajo.
Para ello, podemos construir terrarios o acuarios donde reproducir lo más fielmente posible el hábitat del animal. En ellos podremos fotografiar a nuestras especies más escurridizas.
Para los terrarios podemos utilizar por ejemplo bandejas transparentes a las que colocaremos tierra, piedras o vegetación acordes al entorno del animal. Para evitar que se salgan en caso de especies terrestres, bastará con untar de vaselina las paredes de la misma, que hará que resbalen al intentar trepar.
Pero siempre en esta especialidad, la cualidad más necesaria es la paciencia. Debemos esperar a  que el animal se calme y se coloque en la posición deseada para la foto.
Al igual que los terrarios, es posible construir acuarios, bien sea porque nuestros artrópodos son acuáticos, o porque son aéreos y podrían salir volando. En este caso fotografiaremos a través del cristal, siendo conveniente colocar los flashes a 45º del plano del frontal para evitar molestos reflejos. Los cristales deberán mantenerse siempre muy limpios para evitar que la suciedad estropee la fotografía.