CONSEJOS SOBRE EL EQUIPO PARA MACRO

A continuación os daré una serie de consejos sobre el equipo a utilizar en fotografía macro, basados por supuesto en mi experiencia personal.

Cámaras

Para obtener fotografías de este tipo, podemos recurrir a muchos tipos de cámaras. Hoy hay en el mercado, compactas con la función “macro”, capaces por sí mismas de buenas relaciones de ampliación y con ello buenos acercamientos, pero para obtener unos resultado óptimos, pero mi consejo es la utilización de cámaras réflex de objetivos intercambiables, mejor si son digitales, ya que entonces podemos ver de inmediato los resultados en el visor, además de poder aumentar la sensibilidad en el acto, sin tener que recurrir como antes al cambio de película.

 Sin embargo, ciertamente, las cámaras réflex necesitarán agregar algunos componentes específicos para trabajar en macro que veremos a continuación, con sus ventajas e inconvenientes.

Lentes de aproximación.

Son lentes que van enroscadas en el objetivo y hacen que se reduzca la distancia a la imagen, consiguiendo entonces mayor ampliación.
Se dividen según sus dioptrías, siendo comunes las lentes con +1,+2 y +4 dioptrías, pudiendo colocar varias de ellas juntas para sumar sus efectos.

Ventajas:

  • Su facilidad de uso, ya que no es necesario quitar el objetivo de la cámara para colocarlas.
  • No hay pérdida de luminosidad ni de capacidad de medición de la cámara.
  • Poco peso.
  • Su precio, por lo general es reducido a menos que estén corregidas óptimamente.

Inconvenientes:

  • Pierden nitidez a medida que se cierra el diafragma.
  • Suelen tener más nitidez en el centro que en los bordes
  • Si no están ópticamente corregidas se pierde nitidez, resolución y contraste.

Objetivos invertidos

Otra forma económica de obtener buenas ampliaciones con gran calidad es colocando un objetivo normal al revés en el cuerpo de cámara. Para ello podemos utilizar anillos especiales que por un lado enroscan por la parte frontal del objetivo y por otra en el cuerpo de cámara.

Ventajas:

  • Su principal ventaja es la calidad
  • Es más económico, al poder aprovechar nuestros objetivos normales.

Inconvenientes:

  • Hay que cerrar previamente el diafragma y debido a esto, veremos en el visor una imagen muy oscura, que hará probablemente mucho más difícil el enfoque.
  • Además perderemos  todos o algunos los automatismos de medición de la cámara.

Una variante de lo anterior es la utilización de dos objetivos, uno colocado de forma normal en la cámara y el otro invertido, roscado por su frontal al frontal del primero, El segundo hace de lente de aproximación con gran calidad.

Tubos de extensión y fuelles

Uno de los accesorios más utilizados en macro y que personalmente utilizo muy a menudo son los tubos de extensión. Son tubos totalmente huecos que se colocan entre la cámara y el objetivo, separándolos y consiguiendo más aproximación al sujeto sin pérdidas de nitidez.

Ventajas:

  • Al estar huecos, no hay pérdida de nitidez, conservando todas las cualidades ópticas del objetivo, lo que para mí es muy importante.

Inconvenientes:

  • Si no tienen automatismos que conecten con los contactos del objetivo en la cámara, se puede perder la medición de luz y el autofoco, cosa que realmente en macro no sirve de mucho y además hay que cerrar el diafragma a mano, mediante el anillo de diafragmas.
  • Se pierde luminosidad en el objetivo y la imagen que se ve por el visor es algo más oscura.
  • Son más engorrosos de utilizar y añaden peso y volumen al conjunto.

De todas formas, para mí es la mejor forma de obtener imágenes nítidas y de calidad con una gran ampliación. Yo suelo llegar a ampliaciones de 3:1 con estos tubos.

Una variante de estos son los fuelles de extensión que tienen como ventaja que su relación de reproducción es continua al poder extenderse a voluntad. Sus principales inconvenientes son su fragilidad, su aparatosidad y su gran tendencia a guardar polvo, el gran enemigo de los sensores digitales.

Objetivos macro

La mejor herramienta para este tipo de fotografía son los objetivos macro, capaces por sí mismo de llegar a ampliaciones de 1:1, o incluso en alguna marca hasta 5:1 sin necesidad de accesorios. Están fabricados para esta especialidad, por lo que están corregidos ópticamente para dar la mayor calidad posible con una gran ampliación.
Los hay de distintas distancias focales, siendo normales los que van de 50 a 200 mm. Cuanto mayor sea la distancia focal, menos tendremos que acercarnos al sujeto para conseguir la misma ampliación.

Personalmente prefiero los que rondan los 100 mm, ya que es una solución de compromiso entre la distancia del objetivo al sujeto y la ampliación conseguida en caso de colocarle tubos de extensión.
El inconveniente de estos objetivos es su precio, superior al de los objetivos convencionales por lo general.

Lupas para el visor y visores en ángulo recto

Muchas veces trabajaremos a ras de suelo, con lo que se hará complicado mirar a través del visor.
La mayoría de marcas de cámaras incluyen entre sus accesorios visores en ángulo recto, que permiten enfocar de una forma más cómoda. Estos visores muchas veces incluyen la posibilidad de aumentar la imagen para seleccionar bien el área de enfoque.
Existen también lupas que se colocan en el visor para observar con más detalle al sujeto.

Trípode, cable disparador

Si vamos a trabajar en el campo con sujetos relativamente estáticos y con luz natural, será necesario la utilización del trípode, ya que al cerrar más el diafragma para obtener una buena profundidad de campo la velocidad de obturación disminuye, con lo que el riesgo de que la imagen salga movida es muy grande. En este caso deberemos emplear un cable disparador, para no mover la cámara lo más mínimo debido a lo crítico del enfoque a estas ampliaciones.
Puede ser interesante un trípode cuya columna se pueda invertir, para realizar una toma próxima al suelo.

Flashes

Como dije al principio, debido  la necesidad de congelar las imágenes, en la mayoría de los casos, será necesaria la utilización de flashes.
Para evitar engorrosos cálculos lo mejor es que estos sean TTL, flashes que calculan la intensidad del disparo en función de la luminosidad de la escena. Existen varios tipos de flashes, pero básicamente utilizaremos los normales y los de anillo o anulares, específicos para macro, colocados en el frontal del objetivo. De todo esto hablaré más adelante cuando trate de las técnicas de iluminación.