LA TÉCNICA FOTOGRÁFICA EN MACRO

Profundidad de campo

Como definí al principio, se llama profundidad de campo (PDC) la zona por delante y detrás del punto de enfoque en la que la nitidez de la imagen es aceptable.
Es el gran caballo de batalla de esta especialidad, ya que es la que determina el grado de nitidez global de nuestras imágenes.
La PDC disminuye a medida que aumenta la ampliación y no depende del objetivo utilizado, sólo de la ampliación y del diafragma empleado.

Es muy común pensar que un teleobjetivo tiene más PDC que uno normal, pero lo que varía es la distancia de trabajo y la perspectiva.

Cerrando el diafragma

Como he comentado antes la PDC aumenta con el diafragma, cuanto más cerrado esté mas PDC obtendremos. Pero no es conveniente pasar de ciertos límites
Así en ampliaciones de hasta 2:1 no debemos pasar de f/22 y para ampliaciones mayores, no se debe superar f/16, debido a la difracción que produce la luz en las laminillas del diafragma, creando un halo alrededor de las estructuras más finas, dando la sensación de imagen sin nitidez.

La distancia de trabajo

Un factor muy importante a tener en cuenta en el trabajo de campo sobre todo es la distancia de trabajo, es decir la distancia desde la punta del objetivo hasta el sujeto, primero por la iluminación y segundo por la posibilidad de huida si nos situamos muy cerca.
La distancia de trabajo depende de la ampliación, a mayor ampliación menor distancia de trabajo, y de la longitud focal del objetivo, cuanto mayor sea ésta, a más distancia podremos trabajar a la misma ampliación.

El enfoque

 Al ser la PDC tan escasa, tan sólo de décimas de mm por encima de 1:1, hay que tratar de seleccionar muy bien el plano donde nuestro sujeto tenga bien enfocados los caracteres que queremos destacar.
Debemos tener en cuenta como norma general que los ojos de los artrópodos deben quedar totalmente enfocados. De otra forma la sensación es de una mala fotografía, a menos que queramos mostrar otros caracteres.

El enfoque lo efectuaremos siempre de forma manual, mirando bien por el visor y acercando o alejando la cámara hasta que la zona que deseemos esté a foco. Al ser éste tan crítico a estas ampliaciones, cualquier pequeño movimiento hará que la imagen salga desenfocada. No debemos recurrir nunca al enfoque automático, ya que somos nosotros quienes debemos decidir el punto de enfoque exacto.

Fondos

la técnica fotográfica en macro
Hábitat
la técnica fotográfica en macro
Fondo desenfocado

En fotografía, el fondo es un elemento muy importante, un mal fondo que distraiga la atención estropeará la mejor foto.
Si lo que queremos es recrear el hábitat, el fondo será un gran protagonista, pero si queremos mostrar al animal y sus características, es mejor un fondo desenfocado y uniforme.
A veces, simplemente cambiando el punto de vista, moviendo la cámara hacia un lado u otro, podemos cambiar drásticamente el fondo y mejorar notablemente una imagen, consiguiendo que el sujeto sea el centro de atención.
Para obtener buenos fondos, podemos utilizar algunas técnicas:
Si utilizamos flash y el fondo está algo alejado, conseguiremos que este salga muy oscuro o negro, con el sujeto iluminado en primer plano. Aunque la foto parece muy artificial, este tipo de tomas sirve para destacar al sujeto.
Podemos colocar detrás del sujeto cartulinas del color apropiado que darán un fondo uniforme pero menos artificial.

La iluminación

la técnica fotográfica en macro
Foto movida
la técnica fotográfica en macro
Reflectores

El gran secreto de una buena foto es la iluminación. Hay dos formas de iluminación, la natural y la artificial. La natural tiene la ventaja de que la foto tiene más naturalidad, pero al tener que cerrar al diafragma para obtener nitidez en altas ampliaciones, se hace necesario el uso del trípode, ya que la velocidad de disparo disminuye considerablemente, y si disparamos a mano, la foto saldrá movida irremediablemente. En este tipo de iluminación, además, al provenir de un solo punto de luz, hay muchas posibilidades de obtener sombras muy oscuras, sobre todo si trabajamos a pleno sol. Para remediarlo podemos recurrir a la utilización de reflectores, que colocados en el extremo opuesto suavizan las sombras. Con luz natural se pueden trabajar bien sujetos estático. El problema es que nuestros sujetos vivos por lo general son inquietos y escurridizos. Y ocurre que una vez montado el trípode, colocados los reflectores etc., cuando vamos a mirar, ¡ya no está!.
Lo mejor es poder congelar la imagen en el momento deseado, y esto sólo puede lograrse mediante la utilización del flash.

Como vimos antes, había básicamente dos tipos de flashes: el anular y el normal.
El anular, en forma de anillo, está diseñado para macro, tiene la ventaja de que es fácil de acoplar al objetivo y produce una iluminación suave y sin sombras, pero para mi gusto la luz es demasiado plana y carente de texturas.
El normal produce una luz más dura, pero colocado convenientemente produce una luz mucho mejor, acentuando las texturas del animal, aunque todo esto es una cuestión de gustos.
La mejor opción para un flash normal es que éste sea TTL. Este tipo de flashes calculan automáticamente la intensidad de luz necesaria para una buena exposición, evitando así engorrosos cálculos, muy complicados trabajando en el campo, y más en esta modalidad fotográfica.
Los flases anulares, también pueden ser TTL, con las ventajas anteriormente comentadas.

El mejor sistema para utilizarlo es mediante soportes especiales. Básicamente podemos encontrar dos tipos de soportes: para un solo flash o para varios flashes.
Con un solo flash tenemos la ventaja de un peso menor, pero en contra, que la luz es muy dura, con sombras muy oscuras al otro lado del flash. Esto puede minimizarse colocando el flash frontalmente, pero nos ocurre lo mismo que con el anular, que la luz resulta plana.
Podemos aclarar las sombras con un reflector del lado opuesto, pero su uso es engorroso en el campo.
Para mí lo mejor es la utilización de dos flashes que iluminen lateralmente al sujeto. Uno que sirve como luz principal, y otro por el lado opuesto y a menos potencia que sirva para aclarar las sombras. Para ello podemos recurrir a soportes que sujeten los flashes. Yo utilizo uno de construcción casera, adaptado a mis gustos y necesidades

Podemos encontrar comercialmente otros soportes igualmente válidos. También existen en el mercado otros flashes específicos para macro que cumplen esta función, aunque su precio es mucho más elevado.
Como resulta algo pesado el conjunto, puede recurrirse a la utilización de un monopié que sujeta todo el conjunto y ayuda al enfoque.